JOSE MATEOS

Un Si Menor

TODO termina así: unos destellos de memoria que caen hacia lo hondo y el cuerpo como un traje envejecido que casi da vergüenza. No insistas, corazón, inútilmente: nunca maldeciré la vida.